miércoles, 14 de octubre de 2009

Para mis hijas



Oíd mis hijas. Yo tenía
el huerto de mis amores
en que todo sonreía.
y aquel rincón de poesía
era el reino de las flores.
Soberana del vergel
era una hermosa azucena
nácar y oro, aroma y miel
alma y vida de un clavel
que la adoraba por buena.
Tres pimpollos florecían
en el tallo de la hermosa,
el dolor desconocían
y arrulladas se dormían
por los cantos de la diosa.



Un día....¡maldito día!
la blanca lis se agostó
y como un tupido velo
un halo de desconsuelo
rosas y huerto envolvió
y se acabaron las flores
y el placer, y la ventura
y llegaron los dolores
como cuervos graznadores
que ven su presa segura.
¡Los capullos! Trasplantados
han sido a un nuevo vergel
de lirios inmaculados
y logran savia, regados
con la sangre del clavel.




Vuestro padre. Alejandro
Madrid 8 de abril, 1933.
Amador del Campo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Conocimiento

Conocimiento
Nuevas tendencias

Escuela de Arte de Granada

23 de abril de 2008 Proyectos realizados en Affter Efects por los alumnos de 3º de la Diplomatura de Diseño Gráfico y Producción Multimedia

La pelota que arroje cuando jugaba en el parque, aún no ha tocado el suelo

Vídeo Querencia MundanaCanal de QuerenciaMundana.29 de marzo de 2009 Gente grande cabalgando la sombra del potro de la fuente que hay en la plaza. Y niños jugando. Dylan Thomas: La pelota que arrojé cuando jugaba en el parque / aún no ha tocado el suelo. Mario Benedetti: Aquí seguimos / los niños y los viejos / irresponsables. Localización: Plaza del Potro, Córdoba, Andalucía, España